Australia crea una oficina para vigilar FBK y Google

El gobierno de Australia ha anunciado la creación de una oficina especial para vigilar la actividad de Facebook y Google y cuidar de los derechos de los consumidores. Esta medida fue tomada unos días después que Facebook haya sido multada por EEUU debido a la falta de protección de la privacidad de sus usuarios.

La oficina gubernamental australiana estará a cargo de controlar que se respeten los derechos que surgen de las leyes antimonopolio. El gobierno australiano esta preocupado por el poder que tienen estas plataformas tecnológicas en los mercados y la influencia en la población a través del uso de sus datos privados.

La medida fue impulsada por la Comisión Australiana de Competencia y consumo ( ACCC) que realizo un informe sobre las plataformas digitales donde destaca la importancia de la creación de una oficina especial para investigar y vigilar problemas en los mercados en los que operan estas plataformas digitales, debido a que estas empresas están entre las más poderosas del mundo. Para el presidente de la ACCC - Rod Simms- "la acción en las leyes de protección del consumidor y asuntos de privacidad, así como las políticas y leyes referidas a la competencia serán vitales para abordar los problemas asociados con el poder en el mercado de las plataformas digitales y la acumulación de los datos del consumidor.

El jefe de la Oficina del Tesoro, Josh Frydenberg, señaló que estas multinacionales tienen que "ser responsables de sus actividades y más transparentes". Frydenberg insistió en la necesidad de desarrollar un marco legal para asegurarse de que el poder de estas compañías tecnológicas "no sea usado para disminuir la competencia en los mercados de los medios (de comunicación) ni en la publicidad", según el comunicado de la oficina del Tesoro.

Por otro lado, la directora gerente de Digital Industry Group, Sunita Bose, -empresa que representa a Google, Facebook y Twitter- ha instado al gobierno a la cautela. "Estamos revisando de cerca estas recomendaciones para asegurarnos de que no traigan consecuencias no intencionadas a todos los negocios digitales y la elección de los productos digitales disponible para los consumidores australianos", expuso Bose en un comunicado.